PASTEL DE FRESAS Y VAINILLA DE HINT OF VANILLA (versión)

domingo, agosto 21, 2016


I love Cooking. I don’t like bakery. El inglés, en esta ocasión me ayuda a delimitar una parte de la cocina que no me gusta en exceso. Os lo he dicho muchas veces…no me gusta hacer pasteles. Ensucias muchos potes, boles, cucharas …si usas colorantes te manchas los dedos, si la mantequilla tiene que estar pomada te pringas seguro (yo me pringo seguro); si tienes que cascar huevos y te pones profesional seguro que tu mano se queda llena de clara, o al golpear  el bol un poco de ella corre por fuera del mismo…enfin…. Engorronan. Y después viene ese frustrante  momento del  montaje.  Y nada cuadra.  Así que, a menudo tengo que usar la improvisación, y lo que tiene de bueno la experiencia, es decir, la  repetición en el tiempo y espacio del mismo suceso una y otra vez, es que sabes cómo disfrazar esos errores. He aprendido muchos trucos que me permiten gestionar esa poca habilidad manual (cuando no pido ayuda directamente a amigos caritativos como me pasó con el pastel Mondrian). 
 
Pero a todos nos gustan los pasteles en los cumpleaños. Y ahí, en esas ocasiones,  si me gusta hacer pasteles, porque para mi, hacerlos es como un regalo. Hay algo de mí en cada uno. Cuando regalas piensas en el otro, buscas unir necesidades e ilusiones y sobretodo arrancar su sonrisa cuando abre el paquete. Y dado que en estos últimos años no puedo hacer muchos regalos, he descubierto una manera de esforzarme y conseguir “regalar mi amor” para esa persona. 
 
Primero viene la fase de escoger un pastel. No suelo hacer el mismo pastel para todo el mundo sino que escojo ingredientes y sabores según gustos. En los últimos años intento adecuar el diseño (pastel Mondrian) a la persona.  He de mejorar cada vez porque son básicamente las mismas personas las que reciben los pasteles y el listón subre….bueno, nadie lo exige, soy yo. Autoexigirse es lo peor que hay. Un terrible castigo. Y aquí estoy un Agosto más ante el cumpleaños de una persona importante de mi vida. Ya he hablado de él en otros post, así que no quiero convertir este post en un panegírico. Baste con saber, que me importa mucho que el resultado del pastel consiga despertar su sonrisa y que sepa la cantidad de mi que hay en él para él. Es mi regalo, sencillo pero intenso. Me resulta muy difícil ser una buena pastelera…jajajaja  y nunca lo seré, pero lo disfrazo bien.
 
Este pastel es de Hint of Vanilla, un blog precioso del que ya he hecho algún otro pastel (financier de ruibarbo). Mi resultado y el original no parecen la misma receta pero lo son. En primer lugar no lo hice tan alto por dos razones, difícil de transportar tan alto y luego en el corte ví que las capas de bizcocho quedan muy gordas y luego resultan un poco mazacotes a la hora de comerlas. El garnache  de chocolate blanco no me quedó tan marcado, casi invisible.  No encontré ese tipo de flores así que improvisé con rosas pequeñas. Los merenguitos me quedaron un poco grandes, la próxima vez los haré más pequeños, pero estaban deliciosos…es más alguna invitada picoteó con infantil deseo, antes de que fuera servido.  La decoración a dos colores me costó un poco, pero me quedó un betún bonito y enfin… creo que no hay más diferencias. No encontré fresas liofilizadas y usé unas frambuesas que estaban secas, como los arándanos y las pulvericé con un molinillo de café (ya que era poca cantidad y muy pequeña para el robot). Pero creo que la próxima vez usaré chuches de fresa…me encantó la textura de encontrar trocitos de dulzor en el buttercream y es un truco que usa uno de los mejores panaderos de esta ciudad.
 
El original está aquí, pero no comparéis por favor, éste es una versión (la palabra versión también ayuda a disfrazar intentos fallidos).

 

 
 
 
VERSIÓN DEL PASTEL DE FRESA Y VAINILLA

de HINT OF VANILLA

 
Ingredientes:
(dio para 20 cortes como el de la foto)

Pastel de Vainilla
300g de mantequilla pomada
195g de azúcar
4 huevos grandes (225g)
65g de leche entera
6g de pasta de vainilla (no le puse pq no tenía)
2 cucharadas soperas de vainilla líquida
337g de harina
3 cucharitas de café de levadura
1g de sal

Merengues de Fresa
50g claras de huevo (usé de las pasterizadas)
100g de azúcar
5g de fresas liofilizadas en polvo(yo usé frambuesas secas pulverizadas)
También usé colorante Wilton rosa claro

Buttercream de fresa
100g de claras de huevo (usé pasterizadas)
150g de azucar
340g mantequilla pomada en trozos pequeños
2g de pasta de vainilla (yo usé 1 cucharita café de vainilla líquida)
11g de polvo de fresa (yo usé las frambuesas secas pulverizadas)

Garnache de chocolate blanco
50g de chocolate blanco cortado
50g de nata liquída

Para adornar el pastel
Usé rosas pequeñas de Flores Navarro (con una vara hay suficiente)
1 lirio pequeño de Flores Navarro

 
Si tenéis tiempo haced los pasteles y los merenguitos el día antes.

Día antes
Merengues

Preparar el horno a 93º.

Poner al baño María las claras con el azúcar. La idea es que con esto conseguimos dos objetivos; calentar las claras y matar posibles bacterias y deshacer el azúcar y evitar que se note en boca. No debemos dejar que pase de 60º,pero en cualquier caso, simplemente tocar entre dos dedos y si notamos los granos de azúcar ya lo tenemos. Transportar al bol para montarlo y darle al robot o batidor. Batir durante unos 6’ hasta que al levantar el batidor las claras estén tan firmes que queden picos que no se bajan.
 
En el proceso añadir un poco del polvo de frambuesa (yo añadí colorante rosa y sabor de frambuesa, pocas gotas para no desestabilizar la firmeza).
 
Poner en una manga pastelera y de boca redonda  y formar las bolitas de merengue sobre pape vegetal en la bandeja del horno. Dejar en el horno unos 45’. Trasladar a un envoltorio seco, una caja de cartón o de metal.
 
Hacer el pastel 

Preparar el horno a 180º.  

Si queréis hacer el pastel más alto, como el original, usad un molde más pequeño. Pero para mi, quedan las capas muy gruesas y luego no están agradable de comer. A mi me gusta que sean finas con generosa capa de buttercream. Mi molde es de 18cm de diámetro.
 
Si tenéis 3 moldes iguales lo hacéis en 3 moldes si no como en mi caso, pastel tras pastel. El tiempo de cocción es corto. 
 
En un bol poner la mantequilla y el azúcar junto y batir hasta que se convierta en una masa esponjosa. Añadir los huevos batidos un poco previamente, y uno a uno, incorporándolos uno a uno. 
 
Combinar la leche, la pasta de vainilla (yo no tenía y puse vainilla líquida) y añadir a la mezcla. Batir 2’.
 
Combinar los ingredientes secos, harina, levadura y sal y mezclar suavemente sin sobrecargar el tiempo de mezcla que ha de ser breve.  Yo pesé el bol vacío y luego con el total de la masa. Resté y obtuve el total de la masa (1.141g). Dividí entre 3 y fui llenando el molde con la misma cantidad de masa. 
 
Antes le puse mantequilla y harina al molde y lo llené con 380g de masa. Hornear durante unos 20-25’ (cada horno es un mundo, ir pinchando el pastel).  
 
Desmoldé con mucho cuidado, porque en caliente las masas se rompen mucho más fácilmente.  Poner al revés sobre una rejilla a reposar.
 
Volver a poner mantequilla y harina y volver a poner 380g de masa y hornear. Repetir y hacer una última vez.
 
Dejar enfriar los pasteles y si los habéis hecho el día antes, envolvemos en film transparente y poner en la nevera. 

Dia de Actos
Hacer el Buttercream de fresas 

Volver a poner al baño María las claras y el azúcar. No debemos dejar que pase de 60º,pero en cualquier caso, simplemente tocar entre dos dedos y si notamos los granos de azúcar ya lo tenemos. Transportar al bol para montarlo y darle al robot o batidor. Batir durante unos 6’ hasta que al levantar el batidor las claras estén tan firmes que queden picos que no se bajan. 
 
Incorporamos la mantequilla pomada en pequeñas porciones incorporándola bien cada vez.  Iremos viendo como el buttercream queda  suave, esponjoso y brillante. Añadir la pasta de vainilla o esencia. Batir unos 20 segundos más para incorporarla. Separamos unos 200g de buttercream y reservamos en la nevera para tapar el pastel. 
 
Con el resto del buttercream añadimos  el polvo de grosellas y un poco de colorante.  

Garnache de Chocolate blanco

Calentamos la nata en el fuego hasta que esté caliente.Ponemos en un bol el chocolate blanco y vertemos la nata caliente encima. Dejamos reposar unos segundos y revolvemos bien hasta que nos quede una crema suave sin grumos.  Enfriar a 30º y dejara temperatura ambiente si lo vamos a usar. Si no guardar en nevera y luego calentar hasta los 30º.
 
MONTAJE DEL PASTEL

Primero con ayuda de un cuchillo intentamos igualar todas las capas de bizcocho… a mi me había subido un poco más por un lado. 
 
Colocamos una capa en la parte de abajo siempre con la superficie lisa (que fue fondo en el molde) para arriba.  Añadimos 1/3 del buttercream y repartimos sin apretar con ayuda de una espátula. 
 
Colocamos la segunda capa de bizcocho encima sin apretar y hacemos lo mismo.
 
Colocamos la última capa. Nos tiene que sobrar 1/3 de buttercream. Yo le añadí un poco más de colorante para que fuera más subido de tono.
 
Con el buttercream blanco ponemos una primera capa en el pastel, toscamente, como si enyesáramos, incluida la parte de arriba. Metemos en el congelador unos 10’.
 
Al cabo de 10’ sacamos y ponemos ya con más cuidado una segunda capa de buttercream y lo dejamos bonito. 5-10’ más de congelador.
 
Con la espátula cogemos buttercream rosa y ponemos pequeñas porciones, extendiéndolo con la misma espátula. Veremos como el buttercream se nos va difuminando en el blanco y conseguimos este efecto manchado. Lo hacemos también arriba.
 
En mi caso, con ayuda del buttercream blanco sobrante como pegamento fui pegando los merenguitos por la superficie del pastel. 
 
Luego corté las rosas, con un pequeño taño de 1cm para clavarlas en los laterales del pastel.
 
Corté fresas por la mitad y las añadí por la parte de abajo y una entera encima.
 
Adorné con una preciosa cala blanca el pastel y pétalos de una de las rosas.
 
Y eso fue todo.

 
Resultado: Sonrisas y éxito!




 

Te puede interesar...

6 comentarios

  1. Quina delícia més bonica Món!!! Sort q no t agrada fer pastissos si no....
    Petonets bonica

    ResponderEliminar
  2. Montse, para no gustarte hacer pasteles, ¡menudo pastelón, chica! Te ha quedado de cine.

    Me pasa como a ti. Yo soy más de salado y, aunque evidentemente, me gustan las tartas, me siento siempre mucho más insegura que con una cazuela.

    De verdad que es una pasada este pastel. Yo no le encuentro ningún fallo. La próxima vez, me llamas y te ayudo a valorarlo mientras lo pruebo. ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Es un pastel maravilloso Mon, se nota que lo hiciste con mucho cariño.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Maravillosa como siempre...este año me pierdo tu pastel para mi😑
    María yo😍😉

    ResponderEliminar
  5. Està fantàstic!! :D I estic convençuda que va transmetre tot l'amor que hi vas posar en fer-lo. El resultat visual és una part del pastís (punyetera, no ho nego ;D) però la més important és l'alegria que dóna al rebre'l!! Ulls brillants i esbatanats! Segur vas triomfar!! ♥

    Una abraçada Montse

    ResponderEliminar
  6. Doncs per no agradar-te fer pastissos quin un de més maco n'has fet!!!
    Ptnts
    Glòria

    ResponderEliminar

Gracias por tu opinión, comentario, duda o aclaración. Agradezco enormemente que lo hagas y gracias por visitarme!

Si quieres hacer cualquier consulta hazlo por este medio o si prefieres utiliza mi correo electrónico: abrilex@gmail.com

Por falta de tiempo este blog no participa en cadenas de premios, ni memes. De todas formas agradezco enormemente que hayas pensado en mi.

Lo más reciente

Entradas Populares