FILETE DE CABALLA AL JENGIBRE Y CEBOLLINO

domingo, agosto 14, 2016


Esas conversaciones de ascensor son odiosas…en realidad lo son todas las relativas a la meteorología y sus prima hermana “las cosas de las estaciones”, y que ya se efectúan fuera del cúbiculo ascendente; es decir, bares, restaurantes, casas de amigos, terrazas. Dos de las más típicas del verano son,
 
Yo en verano no tengo hambre, apenas como. Que suerte, yo en verano tengo el mismo hambre. Más incluso. Los entretenimientos como los largos aperitivos, los postres fríos y cremosos y las meriendas ociosas ayudan. Es cierto que quizás me apetecen más cosas frías que calientes, pero ponme un buen cocido, y me sentaré en la mesa con un hambre atroz propia del neolítico. Por otro lado, ninguna de las personas que afirman eso, experimentan cambios de peso ostensibles, teniendo en cuenta que “casi no comen” en 2 meses…. 
 
Yo no tengo ganas de cocinar. Pues tampoco. Tengo las mismas ganas que en invierno y si no lo hago más, es por razones que nada tienen que ver con mis ganas. Quizás mis amigos están fuera y no hago tantas comidas, la blogosfera está un poco ausente, y en fin…. Causas externas a mí. Sí, en la cocina hace más calor, quizás llevo menos ropa, me recojo el pelo, me llevo el ventilador y bebo agua con hielo en vez de quizás una copita de vino tinto. Pero dime que vienes a cenar y verás cómo lo enciendo. Mi sueño, instalar el aire acondicionado en casa, y sobre todo en la cocina. 
 
Este verano está haciendo más calor que el pasado. No. No es cierto. Además esta afirmación viene “confirmada” por los espacios del tiempo que usan expresiones como “no hacía tanto calor como”, “ es el Julio más….”…. Y con esto no quiero contradecir al cambio climático, que cierto es.  Las estaciones están cada vez más desdibujadas y empiezan un poco más a lo loco. Pero una vez en materia, el calor es calor, y cada Julio (especialmente), porque Agosto hacia la mitad ya es otra cosa, es muy caluroso. Personalmente llevo 3años viviendo 3 Julios duros de calor, y oyendo a la gente diciendo “el año pasado no hacía tanto calor”. Yo a esta gente les metería en la máquina del tiempo. Y por cierto…esta gente es la misma que dice en invierno frases similares.
 
La verdad es que si uno está de vacaciones, en lugares dónde le hacen las cosas, o dónde tiene mucho que hacer, los tópicos quedan a un lado y además no está pensando en hacer comidas. Ahí es dónde radica la diferencia, a mi modo de ver. Uno de esos lugares fantásticos dónde pasar las vacaciones es en Francia. A mi me encanta.  He estado en París y he hecho la ruta del Loire y sus castillos en dos ocasiones. Viajes fantásticos visual y gastronómicamente. Pero tengo pendiente las costas francesas. Desde la  Côte d’Azur, a la Bretagna. Miles de Km de playas hermosas. Especialmente enamorada estoy de las playas de  la Región de  Aquitania, (antes Gironda) desde que ví la película “Les Petit Mouchoirs” (Pequeñas Mentiras sin importancia, títulada aquí).
 
Hoy os acerco a una pequeña isla, situada más al Norte,  en la Bretaña. La revista Saveurs(nº 230) , trae este mes un artículo sobre ella. Un faro en la parte norte, “Pointe de Poulains”, la casa de Sara Berhnardt, y las Agujas de Port-Coton, inmortalizadas por Monet.. unas rocas que salen del mar.  Destaca como lugar de veraneo de los franceses, pero también tiene grandes recursos agrarios. Sus productos más famosos; las legumbres bio de Mélanie y Baptiste Vasseur, la fromagerie Pilou, la miel de Richard Laurence y las típicas galletas bretonas de La Bien Nommée.
 
La  receta es del restaurante Roz Avel que tiene una cocina tradicional y que usa las especies que han descubierto y traído de sus viajes por todo el mundo. Asi lo demuestra esta receta. Una sencilla caballa con elementos asiáticos. El jengibre, la salsa Nuoc-Mam (salsa de pescado, sudeste asiático) y el vinagre de arroz blanco. La caballa es un pescado azul, rico en Omega3, vitaminas en especial su aporte en B12 es elevado, potasio, fósforo, magnesio, yodo y hierro. Su único inconveniente es la presencia de purinas que se transforman en ácido úrico, por lo que no se recomienda en casos de gota. 
 
Pedid en vuestra pescadería que os la preparen en filetes y si son hábiles os quiten las espinas grandes de la zona cercana a la cabeza. Así será mucho más agradable de comer.





FILETE DE CABALLA AL JENGIBRE Y CEBOLLINO

 

Ingredientes:
(para 2 personas)

2 caballas de tamaño medio
1 manojo de cebollino
1 dedo de jengibre cortado en brunoise
2 dientes de ajo
1 cucharada sopera de vinagre de arroz blanco (yo usé uno oscuro que tenía)
Salsa Nuoc-mam
AOVE
Sal/Pimienta (yo no le puse pimienta)

Freír los filetes de caballa en una sartén con AOVE. Reservar.
 
En el mismo aceite, freír los ajos y el jengibre brevemente cortados en brunoise. Se trata de que el sabor del jengibre se conserve y los ajos estén dorados.
 
Cortar el cebollino en trocitos pequeños y ponerlo sobre los filetes de caballa. Con ayuda de una cuchara repartimos los ajos y el jengibre por encima de los filetes con un poco del aceite en que lo hemos frito.
 
Vertemos el vinagre por encima y unas gotas de salsa Nuoc-mam en cada filete.
 
Servir.
 
Un plato sencillo, exótico y delicioso. Muy veraniego.
 
 
 

Te puede interesar...

1 comentarios

  1. Coincido en la mayoría de las cosas que comentas (salvo en lo del aire acondicionado, que a mí me parece un horror). Si estamos en agosto, hace calor, eso está claro. Aquí en el norte de las Islas Canarias solemos tener un clima muy benigno y, cuando hace calor calor de verdad, nos morimos, Montse. No estamos acostumbrados y chorreamos por todos los lados. Tampoco estamos acostumbrados a los rigores del frío. Vamos, que somos blanditos porque estamos muy "malacostumbrados". ;)

    Yo en verano no es que no tenga ganas de cocinar porque haga mas o menos calor, es que me surgen 200 cosas distintas y dejo un poco de lado la cocina (un pooooooco, ehhhh), pero, al igual que tú, si me dices que vienes a comer, pongo toda la maquinaria en marcha. jejejejeje

    Oye, me han chiflado estas caballas. Madre del amor hermoso... ¿Cómo no se me habían ocurrido? Maravillosas y sabrosas. ¡Vivan las caballas, las sardinas, los longorones y todos esos deliciosos pescados!

    Besitos reina.

    ResponderEliminar

Gracias por tu opinión, comentario, duda o aclaración. Agradezco enormemente que lo hagas y gracias por visitarme!

Si quieres hacer cualquier consulta hazlo por este medio o si prefieres utiliza mi correo electrónico: abrilex@gmail.com

Por falta de tiempo este blog no participa en cadenas de premios, ni memes. De todas formas agradezco enormemente que hayas pensado en mi.

Lo más reciente

Entradas Populares