RISOTTO DE TOMATE E HINOJO

lunes, septiembre 19, 2011


Tomates, final de temporada


“El tomate crudo, devorado en el huerto, recién cogido, es el cuerno de la abundancia de las sensaciones simples, una cascada que se dispersa en la boca y reúne en ella todos los placeres”Rapsodia Gourmet, Muriel Barbery.
 

Como diría el dúo dinámico el final del verano está llegando a nuestras vidas. Intentamos alargarlo con fines de semana en la playa, bajando a tomar el aperitivo en las terrazas de nuestras ciudades o pueblos,  o tomando el sol en la piscina del gimnasio… pero en nada, las rebecas volverán a cubrir nuestra dorada piel estival. Yo me alegro, me gusta el otoño a rabiar y me gusta el invierno de días soleados.  Reconozco por ello las ventajas que nos aporta el verano; como la amplitud horaria, el bullicio de las calles, la libertad que se siente por coincidir con las vacaciones, el colorido de las fiestas y verbenas populares, la ropa ligera… pero el calor a mi me quita toda la energía. Los aires del otoño me renuevan y me refrescan, y me hacen sentir la vida con intensidad y el futuro de un año que empieza ahora y no el 1 de Enero.  

Alegra la vista acercarse al mercado y ver en los mostradores docenas de tomates, de razas diferentes y diversos colores esperando amenizar ensaladas, gazpachos y salsas.  El invierno traerá otros tomates más artificiales, casi sin gusto, aunque rojos igual y a veces con aroma prefabricado…. pero no son lo mismo. Por eso es momento de aprovechar al máximo el fantástico sabor y el poder vitamínico de esta hortaliza hecha para animar y realzar cualquier plato del que forme parte. Ricos en licopenos (especialmente el tomate pera que llena nuestros mercados en este momento) que se alían con el diablo y nos aporta antioxidantes,  fibra y vitamina C, no podemos darle nada mejor a nuestro organismo.

Hoy he preparado un arroz de tomate, un risotto, porque lleva queso, aunque el proceso no es exactamente el mismo. Muy sencillo, sin “chicha” que va ideal para acompañar tanto carnes, como aves, o pescado a la plancha ó para comer solo. La receta es de un libro que compré en el 2001 que me encantó por el diseño de sus platos modernos. Se llama “La nueva cocina”, de Donna Hay, editado por Könemann. Donna es autora de varios libros de cocina, se la define como “estilista grastronómica” por la belleza de las fotografías que decoran sus libros y es editora de una revista gastronómica llamada “Donna Hay Magazine”.
 



RISOTTO DE TOMATE E HINOJO
   
Ingredientes:
(para 4 personas)

4 tomates de pera (optativo)
400 g de tomate crudo triturado o tomate frito
½ l. de caldo de pollo (ó de verduras en la opción vegetariana)
250 ml. de vino tinto
2 cebollas medianas
2 ajos
¼ de una raíz de hinojo
4 tacitas de café de arroz bomba
100 g de queso de cabra curado rallado
Pimienta negra
Sal
Aceite vírgen extra

Calentar el horno a 200º y colocar en una bandeja los tomates abiertos por la mitad, con un poco de sal, pimienta y un chorrito de aceite por encima. Dejarlo una media hora y apagar el horno.  Este paso es optativo ya que representa un adorno en el plato…pueden hacerse o no.

Mezclar en un cazo el caldo, el tomate (yo usé tomate frito previamente) y el vino. Dejar hervir y mantenerlo bien caliente para incorporar al arroz.

Sofreír levemente la cebolla con los ajos simplemente machacados. Añadir el hinojo cortado en trocitos pequeños y dejar durante unos 8 min. o hasta que estén totalmente pochados. Añadir el arroz y dejar unos segundos. Añadir la mezcla del caldo, el tomate y el vino en una proporción de 3 a 1. Ir removiendo frecuentemente, al ser un líquido algo espeso puede propiciar el que se nos pegue un poco el arroz. Probar el punto de sal cuando vaya llegando al final y si acaso rectificar.  Cuando el arroz casi se haya bebido todo el líquido, tapar y cerrar el fuego dejándolo unos 5 min. más.

Rallar el queso en caso de no tenerlo ya rallado. Añadir al arroz como en los casos de risotto, revolviendo hasta que el calor del arroz lo haya incorporado a la mezcla.

Yo lo serví en esta ocasión en forma de timbal acompañando un muslo de pollo a la plancha y dos de los tomates realizados en el horno. También dejé en el horno un trocito de hinojo que coloqué en el plato y sobre el arroz.
 

No hay cocinera sin tomates a su vera

Te puede interesar...

2 comentarios

  1. un rico risoto...no habia visto nunca con tomatito...ñam ñam ñam...

    un besote

    ResponderEliminar
  2. hummm, se me hace la boca agua... es que adoro el tomate más que nada en este mundo... si me fuera a una isla desierta lo primero que me llevaría sería para plantar tomateras!!! que rico tiene que estar, tomo nota!!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu opinión, comentario, duda o aclaración. Agradezco enormemente que lo hagas y gracias por visitarme!

Si quieres hacer cualquier consulta hazlo por este medio o si prefieres utiliza mi correo electrónico: abrilex@gmail.com

Por falta de tiempo este blog no participa en cadenas de premios, ni memes. De todas formas agradezco enormemente que hayas pensado en mi.

Archivo

Lo más reciente

Entradas Populares