LLUEVE

jueves, marzo 03, 2011

Hoy llueve y me ha dado por hacer coliflor.

Recuerdo haber sido niña, haber vuelto del colegio hambrienta, corrido por las escaleras para llegar a casa y sentarme delante de una mesa ya preparada (cuan afortunados somos en la infancia) en la que comer un delicioso menú casero.

Recuerdo haber sido niña, haber vuelto del colegio hambrienta, corrido por las escaleras para llegar a casa y que toda la escalera estuviera inundada por el olor de sofrito. Y mientras subía, quitándome la cartera de los hombros, deseosa de entrar, lavarme las manos y sentarme a la mesa, haber deseado que ese sofrito fuera el de los macarrones de mi madre.

Recuerdo haber sido niña, haber vuelto del colegio hambrienta, corrido por las escaleras para llegar a casa y que toda la escalera estuviera inundada por el olor de cocido. Y mientras subía, quitándome la cartera de los hombros, deseosa de entrar, lavarme las manos y sentarme en la mesa que tenía un mantel de cuadros marrón-anaranjado y blancos con flecos,  haber deseado que ese cocido fuera escudella (versión catalana del cocido) de mi madre.

Recuerdo con cariño todos esos menús que tuve la suerte de disfrutar en la infancia. Fuimos muy afortunados de no comer en el colegio (aunque me encantaba hacerlo por la novedad que suponía en mi vida diaria y la cantidad de golosinas que había en él; croquetas, empanadillas, san jacobos, donuts, etc…), y de llegar a casa dónde una madre, ejercía su férreo poder con la dictadura de su dieta, variada y equilibrada, que hoy, pero no entonces, me parece tan acertada. Invariablemente (mi madre ha sido un poco Teniente O’Neal en nuestra educación infantil) un día a la semana comíamos bacalao hervido con patatas (influencia de un periodo en que vivimos en Lisboa), hígado encebollado o a la plancha (que nos producía tremendo asco pero que accedíamos comer bajo amenaza de adquirir el hierro necesario para crecer con inyecciones de vitaminas…aquella época era deficitaria y ese argumento era muy eficaz), arroz a la cubana (con su huevo y su plátano frito), fideos a la cazuela, y ensaladas siempre en el centro de la mesa (no como plato único que ha sido la maravillosa evolución de la ensalada en el mundo gastronómico). Y de postre; flan Royal (al que mi madre añadía un huevo para que fuera más nutritivo) o Dalky de chocolate muy ocasionalmente.

Y aún hoy, que puedo percibir el olor de la col y la coliflor en toda la escalera, mi mente se retrotrae a esos mundos… y me hace feliz. Eran olores repugnantes, que te hacían arrugar la nariz y pensar “que no sea en mi casa, por favor…”. Es curioso como evolucionamos gastronómicamente y cosas que en la infancia pensamos que nunca amaremos, son ahora nuestras debilidades. A mí ahora, me vuelve loca la col al vapor aliñada con pimienta negra y aceite de oliva virgen extra. Quién me lo hubiera dicho con 10, 14 o incluso 24 años. Qué curiosos somos!!! Y otros platos que mi madre nos obligaba a comer por salud, y que nos convirtieron en personitas educadas para comer en cualquier casa, son ahora mis favoritos; como el bacalao. 

Recuerdo haber sido niña y tener coliflor hervida con bechamel para comer. Y llovía.

Te puede interesar...

3 comentarios

  1. Oh... por un momento me he visto subiendo las escaleras de mi casa,corriendo ,esperando comer el rico pescadito que pescaba mi padre Teo! y el potagito canario de mi mami!

    ResponderEliminar
  2. Pues yo también he tenido la suerte de no comer en el comedor del cole.... Y mis recuerdos son un olor estupendo a lentejas con su choricito y jamón, acompañado de un vaso de fresquita leche con colacao!! Hummmm que ricas.... Y tengo la suerte de que sigo comiendo esas lentejas... Cuando mi madre las hace..... Ahhh y se me olvidaba.... Yo comía con mi hermana Laura en la cocina y mi madre nos ponía un tocadiscos con cuentos tradicionales. El que mas rallado estaba por oirlo tantas veces era el de los tres cerditos..... Bufare y bufare..... Decía el lobo.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonitos recuerdos!!! Gracias por compartirlos

    ResponderEliminar

Gracias por tu opinión, comentario, duda o aclaración. Agradezco enormemente que lo hagas y gracias por visitarme!

Si quieres hacer cualquier consulta hazlo por este medio o si prefieres utiliza mi correo electrónico: abrilex@gmail.com

Por falta de tiempo este blog no participa en cadenas de premios, ni memes. De todas formas agradezco enormemente que hayas pensado en mi.

Lo más reciente

Entradas Populares